La Atenuante de Dilaciones Indebidas en el Código Penal Español: Un análisis profundo

Fecha de publicación

Tiempo de lectura

3 minutos
Balanza de justicia con un reloj de arena

Autoría

Avatar de Aitor Velar Abarrategui

La atenuante de dilaciones indebidas es una figura jurídica que está contemplada en el artículo 21.6 del Código Penal español, que establece: “Son circunstancias atenuantes: 6.-La dilación extraordinaria e indebida en la tramitación del procedimiento, siempre que no sea atribuible al propio inculpado y que no guarde proporción con la complejidad de la causa”. Es un tema de relevancia en la jurisprudencia española y, por ello, merece una revisión cuidadosa.

I. El concepto de Dilaciones Indebidas

El artículo 21.6 del Código Penal está ligado a los preceptos jurisdiccionales y al tiempo requerido para que los intereses litigiosos reciban pronta satisfacción, conforme a lo establecido por el Tribunal Constitucional. El artículo 24 de la Constitución Española garantiza el derecho de todas las personas a recibir la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin producirse indefensión.

En el ámbito jurídico, las “dilaciones indebidas” se refieren a demoras innecesarias y extraordinarias en el proceso legal. Como explica la Sentencia del Tribunal Supremo de 2 de marzo de 2005, esta atenuante se aprecia según varios factores, incluyendo la complejidad del proceso, los márgenes ordinarios de duración de los autos de la misma naturaleza en igual período temporal, el interés que arriesga quien invoca la dilación indebida, su conducta procesal, y la de los órganos jurisdiccionales en relación con los medios disponibles.

II. Casos de aplicación de la atenuante

Un ejemplo reciente de aplicación de esta atenuante lo proporciona la Sentencia del Tribunal Supremo de 11 de abril de 2023, en la que se analizan los requisitos para su aplicación: dilación indebida y extraordinaria durante la tramitación del procedimiento, demora o retraso injustificado no atribuible al imputado y dilación que no guarde proporción con la complejidad del litigio.

La sentencia del Tribunal Constitucional de 10 de octubre de 2022 también ha ilustrado la aplicación de esta atenuante en casos de demora en el señalamiento de litigios, encontrándose una vulneración del derecho a un proceso sin dilaciones indebidas, contraviniendo lo dispuesto en el artículo 24.2 de la CE.

III. La atenuante en instancias posteriores

Un aspecto crucial de esta atenuante es su aplicación no solo en primera instancia, sino también en segunda instancia, como se expone en la sentencia de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo de 23 de marzo de 2023. Este dictamen establece que, incluso tras agotar la fase de investigación y enjuiciamiento, también puede apreciarse esta atenuante en segunda instancia.

IV. Diferencias entre atenuante simple y muy cualificada

Es importante distinguir entre la atenuante simple de dilaciones indebidas y la muy cualificada. Según el artículo 66 del Código Penal, a la primera se le aplica la pena inferior en grado y en la segunda se reduce la pena inferior en uno o dos grados. La Sentencia de 23 de enero de 2020 de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo clarifica los criterios para la aplicación de una u otra atenuante, exigiendo para la muy cualificada “supuestos excepcionales de dilaciones verdaderamente clamorosas y que se sitúan muy fuera de lo corriente o de lo más frecuente”.