Reclamación a inquilinos por actividades molestas

Fecha de publicación

Tiempo de lectura

8 minutos
Reclamaciones a inquilinos por actividades molestas

Autoría

Avatar de DIMMAO Abogados

Las actividades molestas llevadas a cabo por inquilinos en una comunidad de propietarios pueden convertirse en una fuente significativa de conflictos y malestar entre los vecinos. Este tipo de comportamientos, además de deteriorar la convivencia, pueden llegar a afectar el valor de las propiedades y la reputación de la comunidad. En este apartado, exploraremos la definición de actividades molestas y cómo impactan en la convivencia comunitaria.

¿Qué son actividades molestas?

Las actividades molestas se refieren a aquellas acciones o comportamientos que un inquilino o propietario realiza dentro de su vivienda o en las zonas comunes, que resultan perjudiciales o desagradables para el resto de los habitantes del inmueble. Algunos ejemplos comunes de actividades molestas incluyen:

  • Producción de ruidos excesivos, especialmente durante la noche.
    Realización de fiestas o reuniones con muchas personas y/o en horarios inapropiados.
  • Tenencia de animales que causen molestias, como ladridos constantes o malos olores.
  • Almacenamiento o disposición inadecuada de basura y desperdicios.
  • Utilización de zonas comunes de manera irrespetuosa o sin autorización.
  • Estas actividades, además de ser molestas, pueden ser insalubres, nocivas o peligrosas, afectando negativamente la paz, seguridad y tranquilidad de los vecinos​​.

Incidencia en la convivencia comunitaria

La armonía y el respeto mutuo son elementos cruciales para una convivencia pacífica en cualquier comunidad de propietarios. Sin embargo, cuando uno o más inquilinos incurren en actividades molestas, se produce una erosión de estas relaciones armoniosas, generando tensiones y conflictos que pueden escalar a disputas legales. La persistencia de estas actividades molestas puede incluso desencadenar un ambiente hostil dentro de la comunidad, lo cual es perjudicial tanto para la salud mental como para el bienestar general de todos los residentes.

Es imperativo, por tanto, que los propietarios y las juntas de propietarios estén informados y preparados para actuar de manera efectiva ante la presencia de actividades molestas, buscando siempre restaurar la tranquilidad y el orden en la comunidad.

Marco legal

En España, hay dos leyes principales que regulan este ámbito: la Ley de Propiedad Horizontal y la Ley de Enjuiciamiento Civil. A continuación, se detallan los aspectos más relevantes de estas leyes en relación con el tema en cuestión.

Ley de Propiedad Horizontal: Artículo 7.2 de la Ley de Propiedad Horizontal

El artículo 7.2 de la Ley de Propiedad Horizontal es fundamental para entender cómo se pueden abordar las actividades molestas en una comunidad de propietarios. Este artículo establece que el propietario de una vivienda o local tiene el deber de garantizar que su propiedad no cause molestias a los vecinos, y que no se utilice de manera perjudicial o peligrosa para el resto de la comunidad​​.

Además, establece un litisconsorcio pasivo necesario entre el propietario y el inquilino en caso de actividades molestas, lo que significa que tanto el propietario como el inquilino deben ser demandados conjuntamente si se producen este tipo de actividades.

Ley de Enjuiciamiento Civil: artículos 399 y siguientes.

Los artículos 399 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil describen el procedimiento del juicio ordinario, que es el trámite judicial que se debe seguir para resolver las disputas relacionadas con actividades molestas​​. Este proceso incluye varias etapas, como la presentación de la demanda, la contestación a la demanda, la fase de pruebas y la sentencia.

El juicio ordinario permite a la comunidad de propietarios, o a los propietarios afectados individualmente, presentar una demanda contra el inquilino y/o el propietario del inmueble para exigir la cesación de las actividades molestas y, en su caso, la indemnización por los daños y perjuicios causados.

La comprensión de este marco legal es esencial para que los propietarios y las juntas de propietarios sepan cómo actuar ante las actividades molestas y qué acciones legales pueden emprender para resolver los conflictos y restaurar la tranquilidad en la comunidad. En el siguiente apartado, exploraremos los procedimientos prejudiciales que se pueden seguir antes de emprender acciones legales.

Procedimientos prejudiciales

Antes de proceder con acciones legales, existen una serie de pasos prejudiciales que pueden ser tomados para abordar las actividades molestas de los inquilinos. Estas acciones preliminares pueden resolver el conflicto de manera menos confrontativa y costosa, además de cumplir con ciertos requisitos legales antes de llevar el caso a los tribunales.

Papel de la Junta de Propietarios y del Presidente de la Comunidad


El primer paso para abordar las actividades molestas es a través de la intervención de la Junta de Propietarios y, especialmente, del Presidente de la Comunidad. Según la normativa, el Presidente de la Comunidad, ya sea por iniciativa propia o por solicitud de cualquier propietario u ocupante, deberá requerir al individuo que está realizando las actividades molestas que cese inmediatamente en estas actividades, bajo apercibimiento de iniciar las acciones judiciales procedentes​.

Notificación al Inquilino y al Propietario del Inmueble

Es esencial que tanto el inquilino como el propietario del inmueble reciban una notificación formal sobre las actividades molestas que se están llevando a cabo. Esta notificación debe incluir:

  • Una descripción detallada de las actividades molestas.
  • La fecha y hora en que se llevaron a cabo estas actividades.
  • Las leyes o regulaciones comunitarias que se están infringiendo.
  • Un plazo determinado para que el inquilino cese las actividades molestas.
  • Una advertencia sobre las posibles acciones legales que se podrían tomar si las actividades molestas continúan.

Esta notificación formal sirve como una evidencia escrita de que se ha informado al inquilino y al propietario sobre las molestias, y se les ha dado la oportunidad de corregir la situación antes de proceder legalmente.

Los procedimientos prejudiciales son una etapa crucial en el manejo de las actividades molestas, ya que proporcionan una oportunidad para resolver el conflicto de manera amistosa y demostrar ante los tribunales que se ha hecho un esfuerzo genuino para resolver la situación antes de recurrir a la acción judicial. En el siguiente apartado, discutiremos en detalle el procedimiento judicial que se sigue en caso de que las actividades molestas continúen sin resolverse.

Procedimiento judicial

Cuando las medidas prejudiciales no resultan exitosas en cesar las actividades molestas por parte de un inquilino, el paso siguiente es proceder judicialmente. Este proceso legal busca garantizar el cumplimiento de las normativas y, en su caso, proporcionar una compensación por los daños causados a la comunidad o a los propietarios afectados.

Juicio Ordinario:
El procedimiento judicial para enfrentar las actividades molestas generalmente se canaliza a través del juicio ordinario, conforme a lo establecido en los artículos 399 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil. En este tipo de juicio, se discuten las evidencias y se determina la responsabilidad del inquilino y/o propietario del inmueble en las molestias causadas a la comunidad​​.

Acción Judicial de Cesación:
Dentro del juicio ordinario, se puede ejercitar la acción judicial de cesación, que busca la terminación de las actividades molestas por parte del inquilino. Esta acción puede llevar a la rescisión del contrato de alquiler y, en su caso, a una compensación económica por los daños y perjuicios causados a los afectados. La acción de cesación es una herramienta legal que permite a los propietarios o a la comunidad garantizar la tranquilidad y el orden en el inmueble, poniendo fin a las actividades que perturban la convivencia​.

El procedimiento judicial es una vía formal y estructurada que permite a la comunidad de propietarios, o a los propietarios afectados de manera individual, buscar una solución legal a las actividades molestas perpetradas por inquilinos. Si bien implica un mayor grado de confrontación y costos asociados, es una ruta necesaria cuando las acciones prejudiciales no han logrado resolver el conflicto.

Reclamaciones posibles

En el contexto legal, hay varias reclamaciones que pueden ser presentadas contra un inquilino que realiza actividades molestas. Estas reclamaciones tienen como objetivo remediar el impacto negativo causado y garantizar que tales actividades cesen. A continuación, se describen las reclamaciones más comunes que se pueden presentar:

Cesación de Actividades Molestas:
La principal reclamación es la cesación de las actividades molestas. A través de esta, se busca que el inquilino cese de inmediato las actividades que están causando molestias a los vecinos o a la comunidad en general. Esta reclamación es crucial para restaurar la tranquilidad y el orden en el inmueble.

Indemnización por Daños y Perjuicios:
Si las actividades molestas han causado daños materiales o perjuicios económicos, es posible solicitar una indemnización. Los daños pueden incluir, por ejemplo, la depreciación del valor de la propiedad o los costos incurridos para remediar los efectos negativos causados por las actividades molestas.

Privación del Uso de la Propiedad:
En casos extremos, y como medida disuasoria, se puede solicitar la privación del uso de la propiedad al inquilino o propietario que realice actividades molestas. Esta reclamación puede llevar a la rescisión del contrato de alquiler y la prohibición de uso del inmueble por un periodo determinado, que puede extenderse hasta un plazo máximo de tres años según lo estipulado legalmente​.

Las reclamaciones posibles proporcionan una vía legal para abordar y remediar las actividades molestas. Sin embargo, cada caso es único y la aplicabilidad de estas reclamaciones puede variar. Es importante contar con el asesoramiento de un abogado especializado en derecho inmobiliario o en la legislación de propiedad horizontal para entender las opciones legales disponibles y cómo proceder de manera efectiva.

Si tienes alguna duda no dudes en contactar con nosotros.

Puedes ver artículos relacionados pulsando aquí.