Teletrabajo y accidentes de trabajo

Fecha de publicación

Tiempo de lectura

3 minutos
Hombre sobre un teclado con una botella de cerveza

Autoría

Avatar de Aitor Velar Abarrategui

La presunción establecida por el artículo 156.3 de la LGSS es que una lesión sufrida durante el tiempo y en el lugar de trabajo se considera un accidente laboral. Esta presunción puede ser refutada con pruebas claras y determinantes que demuestren la falta de relación entre la lesión y el trabajo. Sin embargo, si la lesión se produce en horario y lugar de trabajo, incluso durante una pausa o una interrupción breve, se considerará un accidente laboral siempre que esté relacionado con el trabajo.

En este sentido, la sentencia del Juzgado de lo Social núm. 1 de Cáceres del 26 de octubre de 2022, aplica la presunción de accidente de trabajo en el caso de una persona trabajadora a distancia que se accidentó en su propio domicilio mientras hacía una pausa en su jornada laboral. La sentencia se basa en la premisa de que, si la lesión se produce en el tiempo y lugar del trabajo, aunque no se esté trabajando en ese momento, se considera accidente de trabajo, siempre y cuando no se pueda acreditar de forma clara y determinante la ruptura del nexo causal entre el trabajo y la lesión. La sentencia afirma que en un caso similar, pero en un lugar de trabajo tradicional (fábrica, oficina, tienda), nadie cuestionaría la consideración de accidente de trabajo.

Por nuestra parte entendemos que esto son los criterios que pueden utilizarse para diferenciar cuando nos encontramos ante un accidente de trabajo y cuando no:

Sí, puedo establecer los siguientes 10 criterios que pueden ayudar a diferenciar cuándo un accidente en el contexto de teletrabajo puede ser considerado como un accidente de trabajo:

  1. Jornada de trabajo: el accidente debe ocurrir durante la jornada laboral establecida.
  2. Lugar de trabajo: el accidente debe ocurrir en el lugar donde se desarrolla el trabajo, por ejemplo, en el domicilio de la persona trabajadora.
  3. Causalidad: debe existir una relación directa y causal entre el accidente y las actividades realizadas en el trabajo.
  4. Actividades laborales: el accidente debe estar relacionado con las actividades laborales realizadas por la persona trabajadora, y no con actividades ajenas a su trabajo.
  5. Evidencia: se deben presentar pruebas que respalden la versión de la persona trabajadora y acrediten el lugar y el momento del accidente.
  6. Presunción de laboralidad: si no se cuestiona la versión de la persona accidentada, entra en juego la presunción de laboralidad.
  7. Tiempo libre: si el accidente ocurre fuera de la jornada laboral, no podrá ser considerado como un accidente de trabajo.
  8. Cursos sufragados por la empresa: aunque la empresa haya sufragado un curso en línea, si el accidente ocurre fuera de la jornada laboral, no podrá ser considerado como un accidente de trabajo.
  9. Evidencias objetivas: deben existir evidencias objetivas que respalden la versión de la persona trabajadora, como correos electrónicos, registros de tiempo, etc.
  10. Sentencias judiciales: la respuesta judicial puede variar en función de los hechos controvertidos, por lo que es importante tener en cuenta la jurisprudencia previa en cada caso concreto.