Tipos de responsabilidad civil

Fecha de publicación

Tiempo de lectura

2 minutos
Mazo y balanza de justicia

Autoría

Avatar de David García Fortuna

La responsabilidad es una obligación creada para resarcir las consecuencias dañinas para los derechos o intereses de otra persona que surgen de la propia o ajena acción, ya sean resultado del incumplimiento de contratos o de daños causados por simple culpa o negligencia. En este sentido, el Artículo 1089 del Código Civil establece que “las obligaciones nacen de la ley, de los contratos, cuasi contratos y de los actos y omisiones ilícitos o en los que intervenga cualquier tipo de culpa o negligencia”.

Es por ello que es necesario distinguir entre responsabilidad contractual y extracontractual, cuyas principales diferencias radican en su origen. La responsabilidad civil contractual se refiere a la violación de un contrato, mientras que la responsabilidad civil extracontractual supone un daño independiente de cualquier relación jurídica preexistente entre las diferentes partes. El Artículo 1902 del Código Civil establece que “el que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”.

En cuanto a los tipos de responsabilidad civil extracontractual, es importante distinguir entre la responsabilidad civil extracontractual por hechos propios y la responsabilidad civil extracontractual por hechos ajenos. La responsabilidad civil extracontractual por hechos propios se puede dividir en dos categorías: objetiva y subjetiva. La responsabilidad objetiva deriva directamente de la relación de causalidad entre la acción del agente y el daño causado, mientras que la responsabilidad subjetiva se genera a consecuencia de la acción dolosa o culposa del agente causante del daño.

Por otro lado, la responsabilidad civil extracontractual por hechos ajenos, según lo establecido en el Artículo 1903 del Código Civil, también es exigible no solo por los actos u omisiones propios, sino por los de aquellas personas por las que se debe responder. Es importante tener en cuenta a estos efectos la figura del deudor solidario, que responderá por el deudor principal en caso de incumplimiento de la obligación.

En resumen, la responsabilidad es una obligación creada para reparar los daños causados a otra persona y puede ser contractual o extracontractual, dependiendo de su origen. La responsabilidad civil extracontractual se divide en dos tipos: por hechos propios y por hechos ajenos, y puede ser objetiva o subjetiva.


La enervación del desahucio

 La información proporcionada en este artículo sobre enervación del desahucio tiene un carácter meramente informativo. Por lo tanto, no debe ser considerada como sustitutiva de la asesoría legal personalizada. Contamos…

Leer más…